Un paraiso perdido donde puedes encontrar todo y nada, capaz de lo mejor y lo peor, porque el término medio es solo un espejismo visto desde los extremos

5.5.05

Un poquito de demagogia

Vamos a meter un poco de cizaña a ver si los comentarios dejan de brillar por su ausencia. Voy a caer muy bajo y sin que sirva de precedente y porque la gente no suele quedarse indiferente con estos temas, voy a comentar cuatro cosas sobre política, o mejor dicho, sobre los políticos; menudo berenjenal. Lo que más me molesta es la bipolaridad que el bipartidismo genera en la sociedad, no hay más que ver los debates televisivos o radiofónicos donde los contertulios quedan claramente alineados de por vida a favor o en contra de PSOE y PP (o de PP y PSOE, como querais). A veces, hay algún invitado de piedra de IU o similar que intenta dar otro punto de vista al asunto, pero es como si no existiese, sus comentarios son como una pausa en medio del fuego cruzado entre los susodichos. Y de los nacionalistas, mejor no hablar porque son harina de otro costado.
Para empezar, los que más alimentan el bipartidismo son los propios políticos por propio interés, porque así tocan a más del "pastel" a repartir y porque saben que a la población le gusta apostar por caballo ganador y no se van a callar cuando el vecino le lleve la contraria. Por ejemplo, quiero creer que existe otra manera de hacer oposición por parte de Mariano Rajoy y compañía que deslegitimar y criticar sistemáticamente todas las políticas de Zapatero. Parece que todo lo poco que hace el gobierno de Zp está fatal, pues mire usted, aun sin querer, algo harán bien o por lo menos correcto porque todos los gobiernos democráticos tienen en sus vitrinas trofeos, aciertos, desaciertos y errores gravísimos. Además, que el gobierno actual del PSOE se dedique casi en exclusiva en su primera etapa de gobierno a consolidar y amarrar para sí los votos que le dieron la victoria electoral es algo que hacen todos los partidos tras una sequía de poder.
Otro aspecto que fomenta el bipartidismo es el fenómeno de todos a una del que hacen gala todos los partidos, todos y cada uno de los miembros del mismo partido han de ratificar las directrices que vienen por parte de sus jefes. Si no es así, se monta el lío, como los últimos affaires de Gallardón y Esperanza en el PP, y los de Maragall e Ibarra en el PSOE; opino que menos mal que de vez en cuando sucede algo de esto porque cuando veo a los políticos en el Congreso riendo, votando, aplaudiendo e incluso pataleando todos a una siguiendo las órdenes del pastor del rebaño me da vergüenza ajena, y eso que yo también viví algo parecido en el colegio, creo que era en 3º de EGB. Los políticos, cuando nos piden el voto, ¿pretenden hacerme creer que todos los que estan bajo una misma sigla piensan del mismo modo y tienen iguales maneras de actuar? Por favor!, conmigo que no cuenten para sus tejemanejes.
Ya me estoy liando, en fin, ya dije en otro post que por lo menos hay tantas de ideas de pensar como personas, por eso no me explico que cada vez que salgan voces discordantes dentro de un mismo partido, unos y otros se lleven las manos a la cabeza y se monte la marimorena, como si todos los políticos del mismo partido fueran clonados políticamente. Ya se que el bipartidismo y la alternancia funcionan en muchos paises (debe ser una evolución artificial de las democracias) pero si se modificaran las leyes electorales para favorecer a las minorias y si la gente hiciera un poco más de caso a las cuatro neuronas que tiene acomodadas en la azotea, no se, pero a lo mejor cambiaban en algo los políticos y ya no perderían el tiempo discutiendo si el cartel electoral de Fraga esta retocado sí o sí. Esto sí que estresa, necesito ver nuevos horizontes.
Image hosted by Photobucket.com

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger SUJETO PASIVO comenta...

No se deberia votar a un partido, en politica se deberia votar por las ideas de los partidos. Pero claro eso seria cortarles ese medio libre albedrio que tienen los politicos de este pais y que solo se pone en juego cada 4 añitos. Creo que asi evitariamos un gobierno que hace lo que quiere y una oposicion que se dedica a ensuciar la imagen del primero.

viernes, 06 mayo, 2005

 
Blogger Pepuss comenta...

Más acentuado tenemos el problema político de nuestro país si echamos la mirada atrás, si comparamos estos politicuchos de tres al cuarto con aquellos que nos hicieron vivir un cambio, con aquellos cuya insignia común de partidos era la libertad y la democracia, valores que hoy en día, aún presentandose como directrices de absurdos programas políticos, no representan un valor homogéneo para nuestros representantes.

Allá por el año 77 y siguientes, en plena efervescencia de la transición, nos encontramos con políticos de la talla de Calvo Sotelo, Adolfo Suárez, Felipe Gonzalez e incluso Carrillo que, si bien sus ideas políticas (término que parece obsoleto hoy en día)eran cuando menos dispares, todos tenían un horizonte en común, una idea con la que comulgaban y que creaba en torno a sí un clima de camaradería entre supuestos "oponentes" políticos del que hoy en día nos sentiríamos francamente orgullosos. No es este valor otro sino la tan nombrada DEMOCRACIA y, por alusiones, LA CONSTITUCIÓN.

Hoy en día, hasta el más remoto de los valores que se suponen comunes a nuestros políticos suscita las más agrias discusiones y desafortunados desacuerdos. El más claro ejemplo lo estamos teniendo en nuestros días en torno al temido "Proyecto Ibarretxe". Y yo me pregunto: ¿Como puede ser que en defensa de la Constitución existan tales discrepancias entre Gobierno y oposición?, ¿Como puede suceder que un atentado contra el valor que dio vida a nuestro país no suponga una única posición en común para estos políticos que desgraciadamente nos representan?, ¿Cuestión de talante?, ¿Cuestión de firmeza?.

¿Que nimiedad representa la imagen que se quiere dar de un partido al lado de la vulneración de aquello que nos otorga nuestras más básicas normas de convivencia, libertad y democracia? No existe una lucha con frente común de PP y PSOE contra lo que a la mayoría nos parece una aberración caprichosa de la más profunda ignorancia como es el proyecto Ibarretxe y lo que el mismo supone para nuestro país. Es una cuestión de imagen, Zapatero representa la imagen dialogante y moderada (para algunos endeble e indecisa) y Rajoy y familia la firmeza y autoridad (para algunos despotismo) y en reflejo de su imagen, no dudan en discrepar de lo indiscutible. Y el motivo, en este caso, es lo de menos. Acudir al tribunal Constitucional en defensa de los valores que ésta ensalza, bien sea con reunión con Lehendakari previa o sin ella, ha supuesto otra bifurcación en el camino común que a la fuerza deberían llevar ambos partidos, una vez más... sinceramente, es una pena, es triste y desalentador, es patético y sinsentido.

Quizá una de las razones a las que atiende el patético elenco de políticos que hoy ocupan los más altos cargos de nuestro gobierno y, por extensión, de la oposición, sea el hecho de que los ministros y candidatos a serlo ya no son nombrados como tales por su estupenda carrera profesional, eso ya no es el criterio principal, ahora la política funciona como las canteras de los clubs de fútbol (dos mundos que por patéticos son similares). Las juventudes del PP y PSOE, están creando monstruos, gente que ha llegado a la cima lamiendo culos, cultivando un ansia de poder alimentada durante años de militancia que ha provocado en sus víctimas un rechazo desmedido al "contrario".

La fe es lo último que se pierde dicen; fe nos hace falta y fe les hace falta a ellos para volver a creer en un panorama en el que reine la objetividad, la cordura, el decoro y la sensatez.

No os rasguéis las vestiduras, dejad que las uñas crezcan, aún faltan tres años para el próximo "derbi"...

viernes, 06 mayo, 2005

 
Anonymous Carol B comenta...

Vaya temita que me he encontrado!!
Bueno, en mi línea "no mojarme" no diré nada más que no digo nada jajajaja.
Besitos mil

viernes, 06 mayo, 2005

 

Publicar un comentario

<< Home