Un paraiso perdido donde puedes encontrar todo y nada, capaz de lo mejor y lo peor, porque el término medio es solo un espejismo visto desde los extremos

17.12.07

Lo que es, no es, simplemente parece ser

Navegando por ahí me topé en el estupendo Microsiervos con el siguiente vídeo. Se trata de una nueva demostración de que lo que vemos no es más que nuestra interpretación de nuestra realidad y con nuestras propias reglas. Nuestros cerebros están mal acostumbrados a lo típico, son vagos por naturaleza y muchas veces nos hacen confundir sin que nos demos cuenta. Ahí reside una de las claves de la grandeza y torpeza del homo sapiens.

"En la secuencia, las niñas parecen cambiar de tamaño al moverse por la habitación. ¿Qué está sucediendo? En realidad se trata de una habitación construida de una manera peculiar: su perspectiva está tremendamente deformada, incluyendo los muebles que contiene, el lado izquierdo que es más grande que el derecho y hasta algo de pendiente. Pero el ángulo de la cámara se ha elegido cuidadosamente para que parezca normal en cada toma.

Nuestros ojos ven la escena y el cerebro interpreta que está ante una habitación típica, «y todas las habitaciones son rectas». Los movimientos de las niñas confunden al cerebro, porque parecen cambiar de tamaño, pero el cerebro tiene grabado tan profundamente que esa habitación «ha de ser como todas las demás habitaciones» que la mente prefiere creer ¡que las niñas cambian de tamaño!"

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger mar comenta...

Curioso...
Venia a desearte Feliz Navidad y que disfrutes de estas fiestas.
Un besito y una estrella.
Mar

martes, 25 diciembre, 2007

 

Publicar un comentario

<< Home