Un paraiso perdido donde puedes encontrar todo y nada, capaz de lo mejor y lo peor, porque el término medio es solo un espejismo visto desde los extremos

21.4.06

Memento Mori

Hoy es uno de esos días raros, me he levantado con ganas de insultar a todo el mundo y aunque la mayoría no os lo merezcais, ahí va mi desasosiego: ¡cabrones hijos de puta!. Esto no suele ser habitual en mí, pero necesitaba expulsar algunas diatribas contra el mundo, y es que a veces sigo sintiendo esa necesidad de propinarle una patada en los cojones al planeta y mandarlo a ninguna parte. Mi horizonte vital si es que existe, es un espejismo inalcanzable, una falacia que me desorienta sin motivo alguno aparente. Pero ya no me duele nada, he aprendido a sofocar el dolor automedicándome con suero musical.
A veces siento nostalgia del pasado, de todas aquellas interacciones con el mundo real que provoqué antaño, cuando mis neuronas aún podían realizar las tareas para las que fueron diseñadas. Ahora, van a lo suyo, han conseguido sobrevivir organizándose como una entidad nacional independiente de mi, y no porque estuviera de moda, sino por causas relacionadas con la evolución natural de mi conducta. Esto es lo que sucede por dentro, por fuera, mi exoesqueleto sigue su curso vital, va siendo esculpido por la física de los acontecimientos, esperando permanecer en un sitio tranquilo, alejado de la vorágine y allá donde el por qué, el cuándo, el cómo y el dónde no signiquen nada.



Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Mujer De Dios comenta...

He tenido uno de esos dias, pero aveces, cuando sucumbo a la tentación de insultar a alguien, el dia se vuelve aun peor de como empezó.

Solo hay que relajarse,

saludos!

viernes, 21 abril, 2006

 
Anonymous Averia comenta...

Yo hay días que también me levanto así, pero no sé... creo que seguir dándole vueltas al asunto te hace sentir más rabioso. Un saludo!!

domingo, 23 abril, 2006

 

Publicar un comentario

<< Home